Sigue todas las tendencias de los HOSTELCO hunters sobre:

HOTELERÍA

RESTAURACIÓN

Hosteleria

Hotelería
Hoteles con huerto propio

14 junio 2016

La gastronomía es ya uno de los pilares en la estrategia hotelera para atraer turistas. Y hacerlo con un huerto propio ha convencido a hoteles urbanos y rurales. Con el cultivo de frutas, hortalizas, hierbas aromáticas y verduras frescas en uno de los espacios comunes del hotel aunamos sostenibilidad, bienestar, respeto por el entorno y placer gustativo. El sueño del hedonista responsable: el nuevo viajero.
Leer más


Hoteles con huerto propio

La calidad gastronómica es uno de los reclamos que ocupan los puestos más altos en las estadísticas de preferencias turísticas. Toledo, Capital española de la Gastronómica 2016, lleva atrayendo en lo que va de año más turistas que el Año del Greco (2014) en la misma ciudad.

La reinvención de los alojamientos urbanos para despojarlos de etiquetas frías o poco saludables ha ocasionado la explosión de hoteles con huerto propio, como es el caso del hotel Omm en pleno centro de Barcelona o el Silken Al-Andalus en Sevilla.

Más allá de las capitales, muchos hoteles rurales redescubren lo primario y se ubican en entornos privilegiados como la huerta valenciana. Es el caso de La Mozaira, un hotel que recupera la construcción insignia de la comunidad, la alquería, e invita a comer al cliente como lo hacían hace cuatro siglos: sin tratamientos artificiales, producto de proximidad y con el poder fertilizante del salitre del mar cercano.

El Secanet es un pequeño hotel de tan solo cuatro habitaciones cuyo chef investiga en su propio huerto recetas únicas a base de flores desconocidas, tamaños de hortalizas imposibles de encontrar e ingredientes híbridos que catapultan sus platos a lo más aplaudido de la estancia.

La food-tendencia está ya integrada como estrategia no solo para destinos turísticos sino para la mayoría de los hoteles que impulsan propuestas de valor que pasan por cultura responsable, bienestar saludable o respeto por el producto local.

Tener un huerto propio tal vez no abastezca la carta del restaurante del hotel al 100% pero, sin duda, es todo un imán que atrae cada vez a más turistas admiradores de la saboreada dieta mediterránea.