Posts

Restauración
Los bares "clandestinos", cada día menos clandestinos

15 junio 2017

Bares clandestinosLos clásicos bares y restaurantes clandestinos están renaciendo y convirtiéndose en una creciente tendencia mundial con presencia en las principales ciudades del mundo.
Leer más



Los bares "clandestinos", cada día menos clandestinos

Los clásicos bares y restaurantes clandestinos están renaciendo y convirtiéndose en una creciente tendencia mundial con presencia en las principales ciudades del mundo.


El concepto -en absoluto nuevo-, proviene de la Ley Seca que afectó a los bares de Estados Unidos desde 1920 hasta 1933. Entonces, ante la prohibición de vender y consumir alcohol, se abrieron diferentes locales clandestinos llamados speakeasy porque los propietarios obligaban a la clientela a hablar en voz baja para no despertar el interés de la Policía.

En algún momento a finales de la década pasada volvieron a popularizarse este tipo de negocios ya sin Ley Seca, pero sí como una fórmula para conquistar a aquellos que buscan experiencias nuevas. El atractivo de estos locales es que ofrecen la sensación de que descubren un lugar especial al que pocos tienen acceso. Es decir, la exclusividad.

En los últimos años y también más recientemente se han multiplicado la cantidad de estos negocios en las principales ciudades.
Para conseguir poner de moda un local clandestino es necesario invitar a un grupo de gente lo suficientemente influyente gracias a la que la noticia se expandirá rápidamente. Hoy, debido a las nuevas tecnologías, existen otras formas de difundir la existencia de un local de este tipo, pero obviamente ya no será lo mismo.

Los bares ocultos están viviendo un renacimiento. Puertas traseras, cámaras frigoríficas, un aseo que conduce a un local clandestino. La originalidad se impone en esta tendencia creciente. Estos son algunos de los que están triunfando en todo el mundo y otros abiertos recientemente.

La Bodega Negra. Londres

Ubicado en una calle del Soho de Londres, La Bodega Negra parece, como muchos otros locales de la zona, una tienda para público adulto, un sexshop. Al lado de la puerta negra de entrada, las luces de neón gritan: "video para adultos", "live show", "girls, girls, girls". En ningún caso el transeúnte sospecha que el local pueda ser en realidad un restaurante mexicano. De hecho, cuando entra en el restaurante todavía tiene que recorrer una entrada sombría, caminar por una oscura escalera y llegar al sótano, donde se encuentra el restaurante. Su apertura data de 2012.

El Paradiso. Barcelona


Paradiso

Vas tranquilamente a tomarte algo a un Pastrami Bar en la calle Rera Palau de Barcelona y ves que una puerta frigorífica tiene movimientos sospechosos. Eso es porque pasando por ahí llegas a El Paradiso, una coctelería en la que Lito, Enric y su equipo sirven a todos aquellos que se atreven a cruzar la puerta frigorífica.
Pero las sorpresas en este local no terminan ahí porque otra puerta, también clandestina, conduce a un espacio diferente con un rojo intenso en el ambiente.

Medias Puri. Madrid


Medias puri

El 31 de marzo abrió sus puertas en Madrid el último negocio clandestino de la capital. Medias Puri es un comercio local, de los de toda vida, convertido por las noches en una coctelería con espectáculos en directo.

Los bajos del Teatro Nuevo Apolo acogen sesiones de microteatro con camareros que, de forma inesperada se suben a cantar a la barra del bar, o con acróbatas en mitad de la pista. El plato fuerte del lugar llega los fines de semana, cuando la "mercería" se convierte en una discoteca que puede acoger hasta a mil personas.

Según ha declarado Iñaki Fernández, creador de Medias Puri, el local está inspirado en el neoyorkino The Box. Theatre of Varieties

Back Room. New York


Back room

Back Room, en el barrio del Lower East Side, en Manhattan, dice que es uno de los dos únicos locales de la ciudad que abrieron durante los años de la Ley Seca y hoy continúan ofreciendo sus cócteles. El acceso desde la calle se logra tras abrir una reja y recorrer un pasillo que rodea el edificio. El único rótulo reza: "reparación de juguetes".
Back Room es uno de los clásicos speakeasy de Nueva York. Mantiene la decoración heredada la década de 1920, que incluye una caseta telefónica y una máquina expendedora de cigarros. Además, para despistar a los policías durante las redadas, los tragos se sirven en tazas de té.

Beckett's Kopf. Berlín


Beckett's Kopf

La coctelería Beckett's Kopf de Berlín es otro de los nuevos clandestinos con ya cuatro años de historia y que, según reconoce su propietario Oliver Ebert, está consiguiendo ahora una clientela fija.
Está ubicado en Prenzlauer Berg, barrio de moda de la capital alemana. Sólo hay un elemento identificativo en la fachada. En la ventana cuelga una imagen del poeta irlandés Samuel Beckett.