Posts

Hotelería
Habitaciones con fecha de caducidad

15 febrero 2017

Estancias flash, nómadas, perecederas o más conocidas como ‘pop up' (anglicismo que significa "de aparición inesperada") es una tendencia que comenzó en 2011 y sigue ganando adeptos. Analizamos lo último en hoteles efímeros que, gracias a la llegada de los millennials, que exigen personalización al extremo, alojamientos como parte de la experiencia del viaje, sostenibilidad y espacios que les sorprendan, han revolucionado el sector hotelero.
Leer más

Habitaciones con fecha de caducidad

Si los primeros Fibers (asistentes al Festival Internacional de Benicàssim) de 1995 hubieran conocido los hoteles efímeros o nómadas habrían evitado la peor parte de estos multitudinarios eventos, la incomodidad del alojamiento y las colas para el baño y las duchas.

graphispag1

Algo así debió pensar el primero de este modelo de negocio, The PopUp Hotel, que instaló 20 tiendas glamurosas en el Festival de música de Glastonbury de 2011. Hoy preparan habitaciones a la carta en Bluedot, Lovefit, Wildernes o Kendal Calling y además han diversificado y organizan bodas, safaris y retiros a la carta. Su foco en 2017 mira a Australia, Maldivas y El Caribe con la bandera del impacto medioambiental mínimo.

El nombre ‘pop up' se refiere a alojamientos "de aparición inesperada" como las ventanas emergentes e imprevistas en las web. Pero antes de los hoteles llegaron restaurantes, tiendas, cines o cafeterías. Tan Thompson explica en "Pop-Up business for dummies" el fenómeno.

Según Wikipedia "La compañía Vacant de Los Ángeles fue la primera empresa en desarrollar el concepto de Pop Up Shops o tiendas temporales. En 1999 los consumidores hacían cola para comprar productos de edición limitada. Una vez se agotaban, las tiendas se quedaban cerradas hasta que el propietario recibiera más productos para poder volver a abrir la tienda. Esto llevó a Vacant a pensar en el cierre permanente de la tienda después de vender toda la mercancía, para luego moverse a otro destino objetivo, hacia donde los consumidores viajaban para comprar los artículos exclusivos".

A partir de aquí los hoteles perecederos, efímeros, nómadas o con caducidad siguen siendo una tendencia muy alineada al nuevo viajero según los análisis de comportamiento de las investigaciones psicométricas de reserva y estancia.

graphispag1

 

El estudio "Global Millenial Traveller", elaborado por Future Corporation sobre los hábitos viajeros de la generación Y cuenta que el deseo más demandado por los millennials es "vivir la auténtica cultura del país y una experiencia única y diferente". Se trata, por tanto, de una generación curiosa impaciente por descubrir nuevas formas de alojamiento. Además, el componente sostenible de estas estructuras hace que sean de su agrado ya que son un colectivo que quiere invertir su presupuesto destinado al ocio en empresas que enriquezcan y sean beneficiosas para la sociedad.

Los hoteles flash equivalen en tecnología y redes sociales al "carpe diem" digital que representan las stories de Instagram y los contenidos fugaces de Snapchat. Esta es otra de las razones por la que este modelo de negocio triunfa entre los millennials.

La solidaridad, la responsabilidad y el uso de la tecnología se unen en el fenómeno Crowfunding. Emma Polkam, creadora de la firma To Many Places lanzó su proyecto de hotel nómada para alojarse en tiendas de campaña en edificios abandonados con especial personalidad como templos o fábricas icónicas. Y buscó financiación en 2015 mediante la web Crowdaboutnow.nl. El proyecto ha reunido los 10.000 euros necesarios para confeccionar seis tiendas de campaña más.

El secreto a voces de la rentabilidad de los hoteles ‘pop up' es el don de la ubicuidad porque las habitaciones se asientan momentáneamente en espacios imposibles para un emplazamiento perdurable con el reclamo de eventos deportivos, musicales, tecnológicos o sociales de gran atracción.

Repasamos otras propuestas:

The Nomad Hotel

Es el primer modelo de negocio de hotel efímero en Portugal. Plantean las tiendas en los tres festivales lusos más famosos: MEO Sudoeste, Forte y Vodafone Paredes de Coura. Además, proponen retiros de yoga y estancias a la carta para surferos.

Silverstone Hotel

Una iniciativa de Snoozebox que ubica alojamientos con aire acondicionado, wifi gratuita y seguridad en eventos deportivos como el Gran Premio en la Isla de Man o el de Silverstone.

graphispag1

graphispag1

Blacktomato

Es la personalización llevada al extremo porque el cliente elige la zona y la customización de la habitación. El coste va desde 65.000 dólares, por ejemplo, para pasar tres noches en Marruecos un grupo de seis.

Scandic to go

A lo largo de las regiones nórdicas la cadena cambia y sorprende constantemente.

Sleepingaround

Se trata de contenedores con aire acondicionado, ducha de última tecnología y dispositivos Ipod para garantizar la aventura, la personalización y el confort. Funcionan en Bélgica.

graphispag1

Epic Retreats a Gal·les

Estancias distribuidas en tres puntos estratégicos. La empresa propone el primer hotel pop up boutique de Gales para 2017.

graphispag1

graphispag1

graphispag1